Asi-que-el-mundo-fue-carton-01

Así que el mundo fue

Zebedeo Flis

100,00 

Opciones de personalización

Si lo desea, puede personalizar este título con una página de exlibris.
Añada, también sin coste, una tarjeta de felicitación.
Ver ejemplos

Una singular propuesta editorial que desafía y atrae a toda clase de lector. De poco sirve la experiencia con que se acometa su lectura, esta obra revisa los criterios con que el lector se enfrenta a los libros gracias a un texto inimitable y a un sorprendente diseño editorial que obliga a reconsiderar nuestros hábitos a la hora de leer.

Sinopsis

La composición de esta obra, opinaba su autor, deja finalmente probado que toda estructura o esquema —biológico, físico o filosófico— se origina de igual modo que un lenguaje verbal. «Así que el mundo fue» no describe la epopeya con que se origina el mundo físico, sino el continuo lógico con que surge todo lenguaje. Esta obra encubre una pretensión filosófica solo desvelada cuando en la cosmogonía de Flis aparece el error del mundo, el componente dramático que ningún sistema científico se atreve a localizar y que el ejercicio literario ha sido universalmente incapaz de descubrir en otro lugar que no sea el discurrir de la existencia humana. Para Zebedeo Flis el drama de existir no se limita a lo humano. Flis no teme apuntar qué falló en la creación del mundo: la vida en sentido amplio y general —la vida en sentido biológico— será la causa del error que pervierte la precisión lingüística del mundo y lo convierte en un inagotado pozo de confusión moral.

  • 52 páginas cortadas y tintadas a mano
  • Arandelas de fieltro e hilo encerado
  • Pieza de adorno en metal
  • Tapas de cartón contracolado doble
  • Tamaño: 30x30x1,8 cm




Otra presentación del mismo título

Así que el mundo fue. Tapas de abedul finlandés
160,00 € PVP

El libro

Ningún libro sorprenderá tanto a un lector como este que aquí se le presenta. A partir de un texto de difícil clasificación se ha gestado un diseño igualmente difícil de ubicar en ninguna tendencia editorial. Todos los rasgos de este libro acompañan al carácter reflexivo del texto, abundan en las propuestas lógicas que el autor brinda al lector, producen en el usuario de la obra momentos que, obligados por la solución formal del libro, se convierten en inimitables prácticas de lectura.
Una página redonda, enlazada al resto de las hojas del libro mediante un hilo en su centro geométrico, parecía la solución que mejor apoyaba la estructura recurrente y circular del texto. Es inevitable mencionar la calidad del papel: de intenso blanco, textura de grano y agradable tacto de algodón. También destacan en el libro recursos productivos inusuales, como el rasgado irregular de la circunferencia o el borde de color que adorna las hojas, ambos realizados a mano. Tampoco son elementos habituales en las ediciones comerciales las tapas de cartón o madera, que protegen el bloque de hojas y se abrazan gracias al propio hilo que «encuaderna» la obra. De ninguna manera puede esconderse que, como sucede en otras ediciones de Lavandera Blanca Editores, el usuario habrá de acostumbrarse a una propuesta de lectura nunca ejercitada antes. El reto se compensa con la experiencia obtenida, sin duda estimulante, exenta de rutina y enemiga de lectores perezosos.

El autor

Zebedeo Flis Hertmans

Hijo de madre belga y padre checo, Zebedeo Flis Hertmans nació en Ramos Mejía, provincia de Buenos Aires, en 1928. Mientras estudiaba periodismo, Flis vendía libros y despachaba billetes de tren. En 1951 funda la revista «Mitosis», de gran influencia en medios universitarios, y dos años después ingresa en la redacción del diario «La opinión» de Buenos Aires. Su dominio de la lengua francesa le permitió dedicarse a la traducción, actividad que comparte durante toda su vida con la creación literaria.
Zebedeo Flis es conocido por su obra poética, donde se expresa sin complacencia por el estilo, más preocupado por encerrar en el verso la idea germinal del poema, que por producir una emoción estética en el lector. De este cariz son sus principales obras: «Historia del olvido» (1958), «Distancias» (1961) y «La patria del gorrión» (1963). Entre 1965 y 1972, Flis escribió sus dos magistrales colecciones de cuentos: «Cuentos checos» y «Casa de difuntos».
Zebedeo Flis se definía como un argentino «gordo, sentimental y perezoso». Perseguido por la dictadura militar, fue detenido en Buenos Aires tres días antes de huir a Bélgica. Murió en la carcel del «Pozo de Banfield» en 1976.

El diseño

Takashi Okada

El trabajo de Takashi Okada (Hokkaido, 1964) es un referente en la industria del embalaje japonés. Okada es especialista en la combinación de superficies y materiales, a los que exige, como en sus famosas «cajas para la comunicación visual» una capacidad expresiva infrecuente en piezas de aplicación industrial. Desde 1990 trabaja en su propio estudio para compañías como Hitachi, Isuzu Motors e IBM. Ha obtenido diversos premios de la Japan Package Design Association y sus diseños han sido expuestos en las celebraciones anuales de la Wood Package Exhibition de Tokyo.

Ficha técnica

Modelo de tapas de cartón

  • Dos tapas de papel Curious Touch seda negro, 250 g, contracoladas sobre cartón blanco Serimat de 827 g (2 mm de espesor).
  • Título en tinta serigráfica blanca en una de las tapas.
  • 52 páginas de 280×280 mm (1 tinta / 1cara)
  • Papel Curious Touch seda extra blanco, 120 g
  • Bordes con rasgado irregular y tintura acrílica de color azul, ambos realizados a mano
  • Las páginas se enlazan mediante hilo encerado de color blanco
  • Arandelas de fieltro azul
  • Pieza de adorno en plata vieja

ISBN para la edición en papel: 84-611-4698-0
Edición en castellano

Así que el mundo fue

Zebedeo Flis

Vídeo de presentación del libro (tapas de madera y cartón)

PRIMERAS PÁGINAS

Lea las primeras páginas de este título

DESCARGAR PDF